28.8.11

Vigésimo Segundo Domingo del T.O.: Jeremías 20:7-9; Romanos 12:1-2; Mateo 16:21-27

The figure of Jeremiah on the Sistine Chapel c...Image via WikipediaVea Lecturas Biblícas


Vemos un panorama de conflicto en las lecturas de hoy. Es un conflicto, se puede decir, entre el instinto natural y prudente de protegerse a si mismo y la llamada del Señor que nos pone en peligro y riesgo. El profeta Jeremías expresa en una manera inolvidable la tensión psicológica. Por una parte tememos ser objeto de burla, pero por otra parte la verdad de la palabra de Dios nos urge a proclamarla. En fin, la burla no importa porque la verdad es tan fuerte que gana.

En el Evangelio, Jesús nos da el secreto de la vida, el secreto que puede resolver la tensión psicológica entre el instinto de preservarse y la llamada radical de Dios. Jesús nos dice que la persona que pierde la vida por Él es precisamente quien la encontrará. San Pablo elabora lo que el Señor nos enseña cuando Pablo nos urge a transformar nuestra manera de pensar para poder distinguir la voluntad de Dios para nuestras vidas. Todo acaba en el abandono total a Dios, un abandono que confía que el Dios que es amor, agape, exige solamente nuestro bien auténtico. Por eso estamos dispuestos a entregarnos a Dios hasta cuando tenemos miedo de las consecuencias.
Enhanced by Zemanta

No hay comentarios: