13.2.11

Sexto Domingo del T.O.: Eclesiástico 15:15-20; 1 Corintios 2:6-10; Mateo 5:17-37

St Augustine's Commentary on THE SERMON ON THE...Image by Fergal OP via Flickr
Vea Lecturas Biblícas

La joya de las lecturas de hoy proviene del Sermón del Monte dado por Jesús en Mateo 5. Es algo que puede aterrorizar a nosotros los humanos débiles, confusos, viviendo en circunstancias difíciles. Hay que leer el sermón otra vez para recordarlo. No hay necesidad de repetirlo aquí--el lector tiene que ir directamenta a la lectura por medio del enlace anterior, para leerlo de nuevo.


Nos preguntamos, al leerlo, si esto se puede tomar en serio. Las otras dos lecturas nos pueden dar indicaciones para responder a nuestra pregunta. La primera lectura de Eclesiástico nos recuerda que somos humanos libres, podemos escoger entre lo malo y lo bueno. La segunda lectura por San Pablo nos recuerda de lo siguiente:
9 Más bien, como dice la Escritura, anunciamos: lo que ni el ojo vio, ni el oído oyó, ni al corazón del hombre llegó, lo que Dios preparó para los que le aman.
10 Porque a nosotros nos lo reveló Dios por medio del Espíritu; y el Espíritu todo lo sondea, hasta las profundidades de Dios.


Aquí sí hay indicaciones que nos podrán ayudar con el sermón difícil en Mateo. La primera indicación es que lo que requiere el sermón difícil no tiene origen en el corázon humano. No hay que asustarse--esto es algo asombroso porque no viene de nosotros.


La segunda indicación da la solución: estas cosas tan difíciles se pueden lograr solamente por medio del Espíritu Santo. La respuesta sabia al sermón difícil es entregarnos en oración invocando al Espíritu. Nosotros los débiles y los confusos no tenemos otro remedio. No hay otra solución.






No hay comentarios: