2.1.11

Epifanía: Isaías 60:1-12; Efesios 3:2-3, 5-6; Mateo 2:1-12

Cristo Redentor (Christ Redeemer)Image by bossa67 via Flickr
Vea Lecturas Biblícas

En la Epifanía celebramos el hecho que Cristo es el único Salvador de todo el mundo, sea judío o no judío. Conocemos muy bien las Escrituras que leemos hoy. Pero como muchos se opusieron al apostolado de san Pablo a los paganos, hoy muchos se oponen al lo que enseña la Iglesia Católica: que Jesucristo es el único Salvador de toda la humanidad, hasta de la humanidad que no conoce a Cristo. La salvación de los que no son cristianos se logra por medio de la muerte salvadora de Cristo. La gracia de salvación que pueden recibir, en sus propias circunstancias, los que no son cristianos proviene objectivamente de Jesucristo y de su muerte aunque ellos no conozcan a Cristo en una manera explícita. Todo esto es porque Jesucristo es el Logos, la palabra definitiva o razón eterna para todo el mundo. 

Por eso, como san Pablo predicó el Evangelio a los paganos, hoy se tiene que predicar el Evangelio a los que no son cristianos, de cualquier tradición religiosa que sean. El que pertenece a otra religión está en una situación objetivamenta defectuosa porque la plenitud de la verdad está en Cristo por el cual todo vino a existir. Cristo completa los elementos de verdad que existen en otras religiones y elimina los errores mezclados con esos mismos elementos de verdad. Las aspiraciones de todas las culturas y religiones se completan solamente en Jesucristo. Por eso, no podemos excluir a ninguna persona o ninguna religión del evangelismo. La única via a la salvación pasa por Cristo.

1 comentario:

Susana dijo...

Gracias a Dios por la revelacion de su Palabra y por Jesucristo nuestro salvador!