21.11.10

Cristo Rey: 2 Samuel 5:1-3; Colosenses 1:12-20; Lucas 23:35-43

Detail of a chasuble. Motive: Christ the King.Image via Wikipedia
Vea Lecturas Biblícas

El ladrón bueno en el medio de la humillación de Jesús, en el medio de las burlas y los insultos, en el medio de su propia angustia física, en el medio de un momento negro que parecía no terminar, reconoció al rey del universo: «Señor, cuando llegues a tu Reino, acuérdate de mí».

Reconoció al rey verdadero de los judíos como decía el letrero sobre la cruz, al descendiente del Rey David de cual habla el segundo libro de Samuel. Reconoció al rey del universo por medio de cual «[t]odo fue creado . . . para él», como dice la carta de san Pablo. Reconoció a Cristo, ungido por Dios como David «para que sea el primero en todo».

¿Cómo fue posible que un criminal condenado en esas circunstancias pudiera hablar del Reino del crucificado? Oí un gran profesor jesuita decir una vez que hasta los cristianos simples hablan palabras de profecía sin darse cuenta. Este criminal arrepentido habló una profecía de cual todavía estamos hablando. En los momentos peores, nosotros también tenemos que estar dispuestos a hablar como profetas.