31.10.10

Trigésimo Primer Domingo del T.O.: Sabiduría 11:22-12:2; 2 Tesalonicenses 1:11-2:2; Lucas 19:1-10

Zacchaeus Sycamore Tree in Jericho_1517Image by hoyasmeg via Flickr
Vea Lecturas Biblícas

Nuestra vocación es nuestro destino. El escritor del libro de Sabiduría nos recuerda que Dios es nuestro creador, nuestro origen que está sumamente interesado en nuestro destino: «Porque tú amas todo cuanto existe y no aborreces nada de lo que has hecho; pues si hubieras aborrecido alguna cosa, no lo habrías creado».

San Pablo claramente habla de Dios trabajando para traernos a nuestro destino: «Oramos siempre por ustedes, para que Dios los haga dignos de la vocación a la que los ha llamado, y con su poder, lleve a efecto tanto los buenos propósitos que ustedes han formado, como lo que ya han emprendido por la fe». Dios es activo en traernos a cumplir nuestro destino.

En el Evangelio, Jesús le da al diminutivo Zaqueo su identidad y destino verdadero. El destino de Zaqueo no era ser ladrón y opresor. El Zaqueo verdadero, creado bueno por Dios, era el hijo justo del justo Abraham, que declaró que daba la mitad de sus bienes a los pobres y que iba a devolver lo que había robado.

Así nosotros tenemos que permitir a nuestro Creador que nos lleve a nuestro destino verdadero. En contraste a las filosofías populares, nosotros solos no podemos hacer y construir nuestro destino. Nos tenemos que abandonar a la voluntad de Dios.

No hay comentarios: