26.10.08

Trigésimo Domingo del T.O.: Éxodo 22:20-26; 1 Tesalonicenses 1:5-10; Mateo 22:34-40

Un tema que se puede encontrar, entre muchos otros temas, en la riqueza de las lecturas de hoy es el tema de la objetividad del bien de las otras personas. En Éxodo, vemos el principio fundamental: no explotes al vulnerable--la viuda, el húerfano, el extranjero, al que le prestas dinero. En la carta paulina, vemos a san Pablo declarar claramente a los tesalonicenses: «Bien saben cómo hemos actuado entre ustedes para su bien».

Este tema de actuar para el bien del otro y de no explotar al otro se resume en la lectura evangélica cuando Jesús nos propone los dos mandamientos en que se fundan la ley y los profetas. Existe Dios, la perfección total de la verdad, lo bueno, y lo bello. No es cosa de sentimiento o emoción. Existe objetivamente el único que es Bueno. Y a ese le debemos todo sin excepción: desearlo con todo corazón--quiere decir con todas nuestras intenciones y decisiones más fundamentales, y con toda alma, y con toda mente. Nota que no se excluye la intelectualidad. El cristianismo no es algo anti-intelectual. No podemos abandonar nuestra mente. Dios es la verdad y la sabiduría. Nos llama en forma completamente y totalmente humana: emocionalmente, psycológicamente, e intelectualmente. Nada humano queda afuera.

Entonces viene el otro mandamiento que también se basa en la objetividad, no en el mero sentimiento. Amar al «prójimo como a ti mismo». Cuando una persona se ama a si mismo, busca su bien objetivamente. Es verdad que en muchos casos los defectos psicológicos, la concupiscencia, y la ignorancia nos lleva a dañarnos, pero siempre intentamos buscar lo que creemos ser objetivamente nuestro bien.

Ese criterio ahora se tiene que aplicar a las otras personas. El varón con este criterio no se propone a seducir a la mujer, sino a proponerle la dignidad del matrimonio o la dignidad de la amistad honorable. Los padres no buscan la aprobación de sus hijos, sino asegurar un futuro de verdadera felicidad. Los hermanos mayores se interesan en proteger a sus hermanos menores. El profesor no abusa de sus estudiantes, sino se esfuerza para comunicar efectivamente lo que se ha comprometido a enseñar. El comerciante, el trabajador, el labrador, y el profesional se dedican a servir con calidad sin explotación ninguna. Es un criterio con objetividad que se basa en la existencia verdadera de Dios. Podemos mirar al bien de las otras personas porque creemos que existe Él que es perfectamente Bueno.

Por eso sabemos que en sociedades, familias, y en individuos donde se pierda la creencia en Dios encontramos la maldad sin límites. Se pierde la noción de la objetividad del bien. Entonces el único criterio que queda es el egoísmo y acabamos en comernos como fieras unos a los otros en el relativismo conveniente.

No hay comentarios: