7.9.08

Vigésimo Tercero Domingo del T.O.: Ezequiel 33:7-9; Romanos 13:8-10; Mateo 18:15-20

¿Qué es el amor al prójimo? ¿Es ganar la aprobación del prójimo? ¿Es complacer y satisfacer al prójimo? Sabemos por la luz natural de la razón que no puede ser así. Y las Escrituras enseñan lo mismo. En Ezequiel, leemos que Dios dice que el profeta tiene que amonestar y informar al prójimo del mal camino, o el profeta mismo pagará con su propria vida. En el Evangelio, Jesucristo le da a sus discípulos un proceso de corregir al hermano: primero a solas, despúes con testigos, y finalmente por medio de la comunidad entera. No es asunto de complacer al hermano que cae en error. Es asunto de corregir. Y si el hermano no escucha y no acepta la corrección hay que apartarse del hermano como si fuera pagano o publicano para que el hermano se de cuenta de su situación.

San Pablo escribe que no debemos de tener deuda ninguna más que la deuda del amor mutuo. Ese amor mutuo resume a los mandamientos. Nota que Pablo menciona el mandamiento de no dar falso testimonio. El amor mutuo requiere no dar falso testimonio. Dicho positivamente, el mandamiento de no dar falso testimonio es un mandamiento de comunicar la verdad. El amor no existe aparte de la verdad porque la verdad es necesaria para hacerle bien a cualquier persona, y el amor es cosa de hacerle el bien con objetividad al otro. Padres no deben quedarse mudos cuando ven a sus hijos asociando con gente de mal carácter o contemplando matrimonio con alguien que no le conviene. Amigos no se pueden quedar mudos cuando ven a sus amigos en el peligro moral. El amor requiere el riesgo de ser rechazado por el amado. El que pierde su vida por Cristo la encontrará.

A veces tenemos que abandonar prudentemente y con cuidado la cortesía y la diplomacia que imuniza al prójimo de la verdad. Amar es avanzar el bien verdadero del otro. No se puede sustituir por ese amor auténtico el deseo egoísta de ser popular con el otro o aprobado por el otro.