30.3.08

Domingo de la Divina Misericordia: Hechos 2:42-47; 1 Pedro 1:3-9; Juan 20:19-31

Juan Pablo el Grande escribió en 1980 que la misericordia es la fuente verdadera de la justicia. La misericordia es la generosidad que viene del corazón, una generosidad que nos debemos unos a otros en una justicia auténtica. En la lectura de los Hechos de los Apóstoles, vemos que los primeros cristianos compartían todas sus posesiones en generosidad total y que se reunían «con alegría y sencillez de corazón». En la primera carta de Pedro, leemos que la gran misericordia de Dios se manifestó en Cristo. En el Evangelio, vemos al Jesús resucitado en un gesto de misericordia enseñando su cuerpo transformado a Tomás para quitarle sus dudas sobre la Resurrección de Jesús. Eso es misericordia: la generosidad que surge del corazón para acudir al otro. Juan Pablo el Grande tenía esa generosidad, ese gran corazón, esa auténtica justicia: Totus Tuus ("Todo Tuyo").

No hay comentarios: