6.8.06

La Transfiguración: Daniel 7:9-10, 13-14; 2 Pedro 1:16-19; Marcos 9:2-10

En el profeta Daniel, tenemos la profecía de la Asención del Señor Jesucristo al Padre. Toda la Biblia se cumple en Cristo. Cristo es la palabra y la luz esencial que explica e ilumina todo lo que se dice en las Escrituras del Viejo y del Nuevo Testamento. Esa es la regla clave de la interpretación bíblica. En Daniel, vemos al «hijo de hombre» (el título usado tan frecuente por Jesús por si mismo) viniendo «entre las nubes del cielo» a la presencia del Padre. Es el Cristo resucitado llegando al trono del Padre.

En la segunda carta del apóstol Pedro, Pedro recuerda la Transfiguración en el «monte santo» cuando el Padre dijo: «Este es mi Hijo amado, en quien yo me complazco». Recordamos que el Nuevo Testamento es el nuevo testimonio de hombres y mujeres que vieron los milagros de Cristo, la Transfiguración de Cristo, al Cristo resucitado, y el poder del Espíritu Santo. En su carta, Pedro da su testimonio sobre la gloria y el poder de Cristo, una gloria y poder que sobrepasa las de todo rey o imperador o cualquier otra potencia del mundo. Estos testigos evangelizaron al Imperio Romano y en muchos casos murieron por la fe porque estaban convencidos por sus mismos ojos de la verdad de lo que predicaban. Nadie muere por una mentira inventada por uno mismo. Murió Pedro por un Señor vivo, resucitado, y glorificado.

En el Evangelio, tenemos el evento actual de la Transfiguración. Es claro que Jesús mostró su gloria a Pedro, a Santiago, y a Juan para prepararlos por los eventos de su muerte y Resurrección. Era anticipación de la Resurrección de Cristo. Pero también este episodio afirma la unidad del la Vieja Alianza y de la Nueva Alianza por la presencia de Elías el profeta y de Moisés quien recibió la Ley de Dios. Todo en el Viejo Testamento se cumple en Jesús. Por eso, el que lee el Viejo Testamento siempre debe de buscar a Jesús en esas páginas. Repito: la ley clave de la interpretación bíblica es buscar a Cristo en todas las partes de la Biblia.

1 comentario:

Lore dijo...

Invito a los hermanos catolicos a analizar las profecias reveladas a Daniel.

Si en Daniel 7.9-10 dice El Hijo del Hombre viniendo de entre las nubes... No tiene nada que ver con la asencion... En todo caso diria... Subiendo de entre las nubes...

Bueno saludos y espero que estudien este libro que es tan importante y revelador, que Dios lo ha guardado para nuestros días.