22.1.06

3er Domingo del T.O.: Jonás 3:1-5, 10; 1 Corintios 7:29-31; Marcos 1:14-20

Cuando Jonás fue a Nínive predicando la destrucción de la ciudad en cuarenta días, la ciudad entera se arrepentió. Las Escrituras dicen que era una ciudad enorme, pero de todos modos se dice que toda la ciudad se convertió de su mala vida. Y hoy se predica tanto en todas las ciudades pero nada semejante pasa. ¿Por qué?

San Pablo da énfasis que la vida es corta y que el mundo es pasajero. Por eso no debemos vivir como si tuvieramos tiempo sin límite. Puede ser que aquí tenemos algo para empezar a responder a nuestra pregunta: ¿por qué no responden las ciudades de hoy como respondió Nínive? Posiblemente porque no piensan que su vida es corta. Es una gran ilusión. Hasta los que llegan a ser muy viejos reconocen que los años pasan con una rapidez asombrante. Y muchos ni llegan a ser tan viejos. Pero en las sociedades occidentales y ricas, si hay muchos que en grandes números si llegan a ser ancianos. Muchos esperan y ahorran para una vida larga. En el tiempo de Nínive, seguramenta la longevidad era mucho más corta. No había tanta ilusión que tenemos tanto tiempo para vivir.

En el Evangelio, Jesús llama a sus apóstoles a ser pescadores de hombres. Es interesante: fue un pez grande quien se trago a Jonás como si el fuera un pez más pequeño, y ahora Jesús compara a los hombres a pescados que sus apóstoles van a pescar. Hay un pescador que no trae la muerte sino la vida verdadera. Ese pescador es Cristo actuando por medio de sus apóstoles. Estos pescadores nos sacan del mar de esta vida a otro «mar» en cual si podemos florecer eternamente. Ese mar nuevo y saludable es nuestro bautismo en Cristo y en el Espíritu Santo.

1 comentario:

CAOS dijo...

Las antiguas y sabias civilizaciones, que dejaron un legado artístico y arquitectónico impresionante, eran politeístas. Egipcios, Mayas, Aztecas, Sumerios, etc. eran espiritual y científicamente mucho más avanzados que la actual civilización judeocristiana. Contruyeron momumentos sublimes como las pirámides en Egipto o las de México, eran sabios astrónomos, astrólogos, médicos, brujos, magos, alquimistas y adoraban a diosas y dioses que representaban los ideales más elevados de la humanidad como la lealtad , el honor, la valentía, la honradez. Sabían que el Espacio es Infinito y que hay un Infinito de mundos posibles, por lo tanto un Infinito de dioses y diosas. Para los Egipcios Nuit era la diosa Madre de los dioses y de la bóveda espacial infinita con sus gemas y estrellas, para los indígenas de Sudamérica la Pacha Mama era la diosa Madre del Espacio Infinito y de la Madre Tierra, para los sumerios era Tiamat, la serpiente universal que se muerde la cola...estas cosmovisiones politeístas equilibraban sus vidas con la naturaleza y con el mundo que les rodeaba, sin ningún tipo de alienación espiritual. La diosa madre era el reflejo del matriarcado político y social en el que vivían, siempre en armonía con la naturaleza, sin sentirse superior a ella, respetando a la Tierra ya que era divinizada como todas sus criaturas y en donde toda energía psíquica del ser humano era representada por una divinidad. El entendimiento de la Eternidad del universo era imprescindible para su equilibrio social.

Pero la brutal Decadencia de la humanidad empezó cuando un faraón egipcio llamado Akenatón, hace más de 10 000 años forjó la primera revolución monoteísta. Producto de sus alucinaciones propuso a su pueblo que dejaran de adorar a tantos dioses y que adoraran a un solo dios padre creador del cielo y de la tierra, poniendo límites al Espacio Infinito, extirpando así el entendimiento de la Eternidad, pues la creencia en un dios creador introduce al pensamiento religioso un principio y un final, un alfa y un omega, un génesis y un apocalipsis, en contraposición con el Eterno Retorno. Akenatón pensó que Ra (el dios sol) era el único dios y que era una maldición adorar a otro dios que no sea este Padre, que más tarde se convertiría en Jehová o Yavé. El pueblo egipcio se indignó ante tal aberración del espíritu porque sabían que todo monoteísmo consistía en un orgullo maléfico y perverso. Akenatón fue derrocado de su poder y junto a sus fieles seguidores abandonaron Egipto para convertirse en una estirpe errante que predicaba el monoteísmo por todo el mundo. Así nacen los primeros pueblos semitas que se creen "elegidos" por su único dios para una "misión divina". Egipto y otros pueblos como los Griegos, no pudieron contrastar esta infamia religiosa y poco a poco cayeron en la decadencia espiritual y moral. Esta secta monoteísta empezó tener fuerza y creó sus primeros escritos religiosos que devinieron en el Torah, el Talmud y posteriormente la Biblia y el Corán que se convertirían en los libros más "vendidos" en el mundo. En estos escritos se habla de un dios creador vengativo, celoso y moralista, llamado Jehová, Yavé, Elohim, pero que también se confunde en muchos pasajes del Antiguo Testamento con Satanás o Lucifer ( Dios es el Diablo, porque en todo monoteísmo hay siempre un orgullo satánico) . El judaísmo empezó a esparcirse como pestilencia religiosa por todo el mundo, predicando su profunda decadencia espiritual a los demás pueblos. Nietzsche acusaba a Sócrates de ser el primer judío que implantó el monoteísmo moralista a los griegos politeístas, lo que causaría el desequilibrio total de sus sociedades. Muchas guerras y atrocidades acontecieron desde entonces para implantar la farsa más peligrosa de la historia que es la creencia en un solo dios. Judíos, Musulmanes y Cristianos, religiones semitas, son los pueblos más belicosos y guerreristas que han causado varias atrocidades en el mundo en nombre de su único dios. Musulmanes y cristianos son solo una prolongación del Judaísmo, pues tienen los mismo patriarcas como Abraham, Moisés, Noe, además de que Jesús de Nazareth y Mahoma eran judíos semitas. Durante tantos siglos de conquista religiosa y política esta nefasta secta religiosa patriarcal era protegida y fortalecida por algunas caballerías espirituales como los Templarios, quienes realizaron la piratería más cruel de la historia llamada "las cruzadas" para extender el monoteísmo judeocristiano en el mundo, ellos devinieron después en la famosa sociedad secreta, la Francmasonería. Esta secta adora igualmente a un único dios que lo llaman Arquitecto del Universo, Iod He Vau He o Baphomet, pero que representa al mismo dios judaico patriarcal Yavé o Jehová. Así mismo ellos creen que tienen una "misión divina" enconmendada por su único dios de establecer un Imperio Mundial basado en sus principios espirituales y religiosos y en su forma de vida materialista y decadente. La Francmasonería es el mejor instrumento religioso político para cumplir con esta "misión divina", se ha encargado de esconder y mantener en secreto la sabiduría oculta de las antiguas civilizaciones por tantos siglos, además de esparcir la farsa monoteísta, machista y racionalista por cada rincón del planeta. Sus infiltraciones en la política mundial han influenciado en casi todos los acontecimientos importantes que cambiaron la historia, pero que en realidad son objetivos religiosos. Algunos ilusos piensan que los masones son como un club de niños donde los hombres se escapan de sus mujeres para emborracharse y hablar cualquier tontería, nada más alejado de la realidad. Los masones son descendencia de los templarios y junto al judaísmo piensan edificar un Nuevo Orden Mundial inspirado por su único dios Baphomet o Yavé a través de un Plan trans-histórco imperial que ha durado varios siglos. El compás y la escuadra simbolizan la construcción del Imperio Mundial por el Arquitecto masón, además de simbolizar al universo como una esfera cuyo centro está en todas partes y cuya circunferencia está en ninguna. La pirámide y el ojo representan la presencia divina que se encuentra en todas partes, por algo lo llaman "el ojo que todo lo ve". El búho simboliza a la noche y a su sabiduría oculta y secreta que tomaron de las antiguas civilizaciones y que la escondieron como estrategia del Plan. Además la masonería edificó la institución cristiana del Vaticano ya que todas sus iglesias y templos tienen sus símbolos y muchos masones fueron y son actualmente Cardenales, cuando el papa Clemente IV mandó a quemar a unos cuantos Templarios en el siglo XIV se estaba realizando un complot y una traición, ya que muchos de estos templarios sabían lo que iba a ocurrir y se escaparon a Escocia tres días antes de que su Gran Maestre de Molay y otros más fueran arrojados a la hoguera, fundándose después la poderosísima Logia masónica del Rito Escocés.
Gracias a la colonización despiadada de Europa a todos los pueblos del mundo el monoteísmo judeomasónico extiende sus tentáculos para continuar con el Plan religioso político de dominación mundial. El Occidente patriarcal es el corazón de donde se prolifera esta indigna religión para formar lo que conocemos ahora como Judeocristiandad, en oposición al Medio Oriente donde se encuentra el Islam con las mismas raíces. El Plan tiene como uno de sus objetivos que el Islam y la judeocristiandad se autodestruyan en una guerra a muerte que ellos llaman "guerra santa" en nombre de su dios. Esto provocará una inestabilidad mundial de graves proporciones ya que el arsenal nuclear que tienen los poderosos del G-8 judeocristiano puede ser usado en esta guerra santa. No se sabe aun las consecuencias que esto puede provocar, pero actualmente nos encontramos en un punto crucial en la historia del Plan Imperial judeomasónico.

En la civilización judeocristiana se instauró una forma de vida en donde el burdo materialismo racionalista se junta con la hipocresía moral y espiritual. La falsa ciencia positiva y racionalista nació del rosacruz masón René Descartes quien necesitaba a su Dios para justificar su filosofía racionalista y su "ego cogitum". El proyecto de la Ilustración moderna también justifica sus posturas filosóficas, religiosas, políticas y morales gracias a su único Dios. La civilización judeocristiana, construida por judíos, masones, rosacruces, cristianos jesuitas, etc. se encuentra ahora en una profunda decadencia espiritual, el materialismo, la hipocresía, la degradación moral se encuentran en su apogeo. Sacerdotes violadores escuchan los pecados de los feligreses cristianos para perdonarlos para que accedan al "cielo", masones y judíos se apoderan de los bancos, industrias y medios de comunicación para mantener la propaganda de idiotización de las sociedades capitalistas, fanáticos religiosos de la masonería cristiana como George W. Bush hacen la guerra en nombre de Dios incrementando el terrorismo de Estado en forma global, musulmanes multimillonarios petroleros traicionan a sus pueblos empobrecidos para hacer comercio con los mafiosos occidentales en nombre de Allah...¿Existe Dios? o Dios es solamente el complot de unos cuantos infames seres humanos que inventaron esta nefasta idea para sus planes de dominación mundial... (www.santocaos.blogspot.com)