28.5.03

El Papa en Tierras Españolas

Aquí tenemos algunas de las palabras del papa durante su viaje reciente a España (según el articulo de Zenit.org titulado "Adiós, España! Adiós, tierra de Maria!" [ 5/4/03 ]):
Nos encontramos en el corazón de Madrid, cerca de grandes museos, de bibliotecas y de otros centros de la cultura fundada en la fe cristiana que España, parte de Europa, con su organización, podía ofrecer a América y más adelante a otras partes del mundo. Así, el lugar evoca la vocación de los católicos españoles para ser constructores de Europa y para estar en solidaridad con el resto del mundo. España Evangelizada. España Evangelizando. Ésta es la manera.

Como ha hecho en muchos viajes a España y a otras naciones, el papa destaca la vocación específicamente cristiana de las naciones, especialmente las naciones de habla hispana, sea España o México o aún Cuba.

Si miramos al mundo de hoy, vemos el cristianismo siendo culturalmente prominente en Europa, en la gran masa eurasiática de Rusia, en África, en las Islas Filipinas, en Australia, en Nueva Zelanda, y en el hemisferio occidental. Sin la edad de la exploración americana lanzada por España con Colón en 1492 y seguida por la otra potencia iberica Portugal, el hemisferio occidental, donde reside el bulto de los católicos del mundo, no sería católico hoy. El portugués ibérico también trajo el catolicismo a partes de la África negra y a sectores de la India y China. Y hoy el Brasil es la nación católica más grande del mundo. Los españoles, como los portuguéses, eran también activos en Asia y por 1571 ya se habían establecido en las Filipinas, que seguían siendo hasta hace poco tiempo el único país asiático que era predominantemente cristiano. Con la independencia en 2002 de Timor del Este, que fue colonizado por los portuguéses, ahora tenemos un segundo país cristiano asiático (véase reporte de la Australian Broadcasting Corp. Asia/el Pacífico).

En nuestra sociedad anglocentrista en los EE.UU., enfocada naturalmente en la lengua y el patrimonio cultural de las islas británicas, han aparecido libros referiendose a cómo los irlandéses "salvaron a la civilización" o cómo los escoceses crearon el mundo moderno, documentando partes importantes de la historia cultural occidental. Pero la historia del cristianismo y especialmente del catolicismo de hoy es una historia ibérica con un acento español. Para nosotros en los EE.UU., la importancia de esta historia del catolicismo ibérico es una realidad diaria. Los Estados Unidos ha sido el heredero de la cultura protestante de la ilustración de las islas británicas. Hoy, la presencia de los hispanos está haciendo los EE.UU. heredero del catolicismo ibérico.

Esta transformación hará de los EE.UU. una nación decididamente más católica. La corriente irlandesa tradicional del catolicismo en los EE.UU. era una minoría inevitable en el torrente cultural protestante que vino de las islas británicas. (Es interesante notar que España, entre otros países europeos, desempeñó un papel en ayudar a mantener Irlanda católica durante la época de la reforma protestante con el establecimiento de colegios irlandeses en Europa para el entrenamiento del clérigo irlandes; el colegio irlandes en Salamanca, España, fundado a cerca de 1592 funcionó hasta el ano 1955).

Con la llegada de los hispanos, el catolicismo es la cara cultural primaria de los que vienen a las fronteras de los EE.UU. Este fenómeno demográfico plantea muchas preguntas. ¿Seguirán los hispanos siendo católicos en frente de las muchas alternativas evangélicas y protestantes en los Estados Unidos? ¿Traerán los hispanos su propio catolicismo piadoso y distintivo para substituir gradualmente el liberalismo insípido que infecta muchas partes del catolicismo norteamericano asimilado? Ésas son grandes preguntas apostólicas para todos los católicos en la América de hoy. Cuando el papa visita España y recuerda a España su misión de evangelizar el mundo, él también en efecto se está dirigiendo a los católicos de todas las naciones americanas que ahora están llamados para tomar un papel clave en la gran misión de evangelizacion que originó en la península ibérica hace 500 años. Por lo tanto vivimos en una imporante época apostólica con grandes oportunidades y transformaciones históricas.

No hay comentarios: